viernes, noviembre 25, 2011

Reamde

Es la última novela de Neal Stephenson, escritor genial sobre el que ya he hablado infinidad de veces.
A diferencia de la anterior, Anatema o Anathem (muy recomendable), Reamde es un thriller de acción en estado puro, en el presente real de la Tierra real, que recuerda más a The Cobweb que a ninguna otra de sus novelas, aunque tiene muchos parecidos estructurales y argumentales con Cryptonomicon, y una extensión similar (pero se lee mucho más rápido).
Bueno, ¿y de qué va?
Pues de un tío hecho a sí mismo que ha montado un MMPORPG (juego masivo multijugador online, estilo World of Warcraft) muy original (hasta aquí la parte friki), que por accidente se ve envuelto en aventuras con la mafia rusa, hackers chinos, terroristas islámicos, agencias de espionaje del mundo entero, sin olvidar su familia de Iowa, prototipos de granjeros del medio oeste americano, pero que nos caen al final mucho mejor que todos los personajes globalizados y a priori más civilizados.
La historia no es en absoluto algo endeble que sirva de soporte a presentar clichés como lo que he mencionado más arriba, sino que está extraordinariamente bien construida (no está nada traída por los pelos), y Stephenson muestra su conocimiento real de otras sociedades muy diferentes de la suya, como los pasajes en Xiamen o la frontera de Idaho con Canada; los personajes son numerosos, muy diferentes, y más trabajados que en Anathem, aunque menos que en El Ciclo Barroco; más al estilo de Cryptonomicon o The Cobweb...

miércoles, octubre 12, 2011

Las sirenas de Baghdad

Es un libro de Yasmina Khadra (pseudónimo de un escritor varón y argelino, de aspecto muy agradable según una entrevista que vi hace mucho en TV5).
Aunque ya he leído unos cuantos de él, y tengo más en reserva, por aquello de ir leyéndolos de vez en cuando, salteados con otras lecturas, ninguno me ha gustado más que Lo que sueñan los lobos (À quoi rêvent les loups), y éste no es una excepción, aunque se le parece mucho y es de los que más me han gustado.
Engañosamente largo, es de corto alcance (una única historia vital que dura unos meses, y a la vez un libro que se lee deprisa). A nadie le habrá escapado el múltiple sentido del título, muy apropiado.
La historia está muy bien tejida, aunque es un poco predecible para quien haya leído Lo que sueñan los lobos, en toda su trayectoria. Si acaso uno echa en falta, y es una pena, pero no por ello desmerece la novela, que sea de mucha más enjundia. Podría haber sido la gran novela sobre el desastre de Iraq, sobre el exterminio y el saqueo de Baghdad. Podría haber incluido muchos más personajes, muchas más historias (qué pena no saber más de la familia del protagonista, desde el padre, con sus resonancias, probablemente intencionadas y conscientes, de José Arcadio Buendía I, a la hermana que vive en Baghdad y su pareja,...), nombres de barrios y calles de Baghdad, un mapa, más disquisiciones geopolíticas, más tiempo...
Viene a la memoria el blog (luego libro) Baghdad Burning, de Riverbend...
En lugar de eso nos encontramos con una historia personal con tintes de fábula o moraleja (y predecible descenso a los infiernos), pero con la ligera sensación de que el Iraq descrito no ha sido realmente recorrido o visto por Khadra, como no había duda que ocurría en Lo que sueñan los lobos, que transcurría en Argel, antes y después del inicio de la guerra civil y la catástrofe total...

miércoles, septiembre 28, 2011

2666

Ahora que tengo que priorizar mi escaso tiempo libre al máximo, y lo dedico sobre todo a leer, tengo muy pocas ocasiones para publicar -y tampoco muchas ganas, para qué ocultarlo-, pero no puedo dejar de hablar de la última novela que he terminado -me queda una página, pero es un afterword del editor-, 2666, de Roberto Bolaño.
Antes de nada, una advertencia: está inconclusa.
No mucho, pero lo suficiente como para cabrear a alguien normal que se la lea sin saberlo... y como hoy en día las editoriales se han convertido en industrias cárnicas, como decía un familiar recientemente fallecido que sabía mucho de libros, y no respetan nada a los lectores, no está de más avisar...
Aún así, la lectura es más que recomendable.
Dividida en 5 partes muy diferentes pero con mucho en común, y con algo de ciclo, es un ejemplo de novela total, absoluta; de "tocho" que llevarse en vacaciones. Lejos de ser un bestseller típico, tiene tantos estilos, digresiones, registros lingüisticos, que es muy difícil de resumir o describir, no digamos de categorizar o imitar. Por si fuera poco, es un auténtico "page-turner": muy adictiva...
Baste decir que recuerda mucho a otras novelas concebidas de forma similar que también me han impactado mucho, como por ejemplo Villa Vortex, de Maurice G. Dantec. Además hay de todo en 2666, guerra, crimen, ciencia, muchos, muchísimos personajes; muchas existencias, muchas máscaras...
Muy recomendable.

martes, agosto 23, 2011

Mucho tiempo


Hace casi dos meses que publiqué por última vez...
Aprovecho que estoy reinstalándole el sistema operativo y de paso dejándole como nuevo el ordenador a un familiar para publicar unas líneas, como parte del proceso de "voy a intentar hacer un uso normal del ordenador a ver si se me ha olvidado instalar algo..."
Mucho tiempo, pero lo cierto es que no hay una explicación clara y válida.
Mucho trabajo (hay formas de publicar en blogger desde el trabajo, sí, aunque sea inmoral, por ejemplo, Blog Writer Lite para iPhone y 3G..., pero hay otras con las que además utilizas el ordenador del trabajo, que no he utilizado y no comentaré, aunque sí recordaré que "a toda técnica de puteo del trabajador por parte de los de soporte informático sucede una técnica de superación de puteos"...); mucha complicación logística en la vida personal, y una reducción exponencial del tiempo libre, y el publicar en el blog, siendo sinceros, no está en la cima de las asignaciones de tiempo libre...
Perdón por el retraso, sobre todo porque de entre la gente que me sigue los conocidos que me ven en realidad no me han comentado nada, no sé si porque ya no se meten, lo cual me hace pensar que los que no me conocen habrán quedado perplejos, como muchas veces me ha ocurrido a mí (por ejemplo en el caso de Riverbend, la iraquí que denunciaba la realidad diaria de la ocupación americana, abismalmente diferente de la que contaban los medios, que dejó de publicar en su blog poco a poco hasta que ya no hubo más posts...), al ver tanto tiempo sin posts nuevos...
Intentaré publicar más a menudo, encontrando briznas de tiempo de entre los últimos repliegues cuánticos del tiempo libre...
Como siempre, para estar al día recomiendo seguir los blogs y webs que tengo listados en mi propio blog, en la columna de la derecha. No es mucho esfuerzo, no son muchos, y no suelen publicar a diario...
Abrazos

miércoles, junio 29, 2011

La aceleración del tiempo...

5 semanas sin posts, según el contador de novedades de El Blog de Miguel Baquero, que, como siempre, recomiendo, y es que no he tenido tiempo, y seamos serios, muchas ganas de ponerme a postear en el blog.
Nuevas ligaduras -como decimos los ingenieros- familiares y laborales me han restringido aún más el tiempo libre, y, a diferencia del blog, Facebook y Twitter se consultan en 4 minutos máximo cada uno en cualquier lugar desde el móvil, incluso tecleando respuestas... (y un breve apunte: para sorpresa mía, Twitter me está resultando muy útil para el trabajo casi más que para el ocio, porque al suscribirme a servicios gratuitos de noticias las recibo cómodamente en mi móvil y las veo antes de ir a trabajar, muy bien resumidas y desgranaditas, junto a las últimas noticias sobre los indignados, Grecia, etc., sí, todo eso que no sale en los media).
Aprovecho pare repasar las lecturas desde la última vez, con la esperanza de rentabilizar así la lectura de este post para mis seguidores:

Snow Crash, de Neal Stephenson, del cual seguro que ya he hablado antes. Es una de sus primeras novelas, supuestamente de temática Cyberpunk, pero mucho más allá de cualquier otra, incluso quizá -suprema blasfemia para los nostálgicos cyberpunks- de Neuromante. El tema, como siempre, es la gente, y el resto, una excusa, pero como siempre con Neal Stephenson, resulta ser a la vez un experto en el resto y en contarlo bien. Una de las 10 mejores novelas que habré leído. En esta tercera lectura he descubierto cosas nuevas, de nuevo...

The fabric of reality, de David Deutsch (el tejido, que no la fábrica, de la realidad).
Más filosofía y epistemología que auténtica ciencia, contiene ideas muy interesantes, pero es demasiado árido y deslavazado; no me anima a seguir leyéndolo, y lo voy a dejar a la mitad por Aerotropolis, de John Kasarda, lo último en teoría de aeropuertos, pero en tono de divulgación y ejemplos prácticos.

2666, de Roberto Bolaño, que pensaba llevarme en vacaciones pero que casi seguro caerá antes. Por el momento (pag 74) me está gustando mucho. Es sorprendente lo ágil que es de leer (tiene 1000+ páginas) sin ser en absoluto un bestseller para masas anonimizadas y aborregadas...

Paradise Lost, de John Milton.
Sobre éste volveré más en detalle, pero es un poema sobre la caída del hombre y su expulsión del paraíso. Frente a la versión digna de la tele del corazón que me contaron de pequeño, los ángeles caídos de Milton y la historia de su perdición y la del hombre es sumamente rica e importante para el futuro de la filosofía; No en vano Milton vivía muy cerca del lugar y el momento en el que nació la democracia: la Inglaterra del último cuarto del XVII, con Cromwell, Guillermo de Orange y compañía...

PS el título es un capítulo de la novela Villa Vortex de Maurice Dantec que recomiendo encarecídamente, aunque dudo mucho que alguna vez se traduzca (el original es francés).

lunes, mayo 23, 2011

Praxis: 6 meses utilizando Linux...

Hace ya 6 meses que por fin me decidí a probar Linux casi a diario, y no sólo a correr CDs demostrativos para ver un poco el feeling. Primero lo instalé en mi netbook, después en el ordenador de algunos conocidos, hartos ellos -y yo- de notificaciones diarias y cuelgues de Windows...
El veredicto:
Es sumamente útil y eficaz... pero no está a la altura del Apple Mac OS X. (Muchos lectores probablemente se escandalizarán al leer esto, pues antepongo un producto propietario de una empresa privada (Mac OS X) a una iniciativa descentralizada, desinteresada, y una ejecución espectacular de muchos temas que se oyen últimamente (Linux): altermundialismo, democracia real, participación de todos, voluntarismo, no afán de lucro, etc. Todo eso es cierto, y Linux es un fenómeno inaudito, un triunfo de la cooperación en aras del bienestar humano, pero le falta un hervor para llegar al grado de comodidad y rendimiento que supone Mac OS X, especialmente y sobre todo para usuarios novatos o que no quieran saber del tema, sino sólo utilizar su ordenador.
Llevo 6 meses utilizando Ubuntu 10.4 en mi netbook; he probado e instalado 10.10 en un portátil Dell, y utilizo además 11.04 en un portátil HP (Ubuntu publica una nueva versión de su Linux todos los meses de abril -acabada en 4- y todos los meses de octubre -acabada en 10-). De lejos el más cómodo, que menos fallos ha dado, y que más he utilizado es el 10.4 en el netbook.
No he echado para nada en falta a Windows. Instalar programas -lo que más miedo me daba además de retocar las particiones para instalar Ubuntu- es casi tan cómodo como en mi Mac: se busca el programa en el Gestor de Instalaciones, y con unos cuantos clicks, ya está. Muy fácil para neófitos.
El problema es la ingente cantidad de versiones, variantes, programitas, repositorios, etc. que existen. Si uno se limita a enviar correos y navegar por la web -conozco mucha más gente con este perfil que con el contrario, de superusuario que hace de todo con su ordenador-, Linux da la talla. Sin problemas de seguridad, sin cuelgues, rápido, estable (encender son 45 segundos, y apagar 10, y eso aunque lo utilices durante años). De vez en cuando surgirá un mensaje algo críptico quizá para el neófito -relativo a actualizaciones casi siempre- , pero ni de lejos tan a menudo como en Windows. Lo recomiendo encarecidamente, sin olvidar mencionar que es gratuito, y que todos los programas pensados para Linux lo son también por definición.
Si uno es más bien alguien que hace de todo con el ordenador (me refiero a crear, no sólo a gestionar), más vale que esté dispuesto a aprender poco a poco algo de Linux más en serio, o al menos que no le dé miedo consultar foros en la red (a diferencia de Windows, hay millones de foros de Linux, porque lo que se persigue es la transparencia y la difusión de la información, y, siempre que me ha pasado algo raro, en pocos minutos he encontrado una página dónde se explicaba cómo resolverlo, o se mencionaba que se resolvería pronto porque ya se había detectado...). La diferencia principal que noto respecto de mi uso habitual doméstico de mi Mac es que surgen más complicaciones, porque el sistema no está tan orientado a ahorrarle gestiones al usuario como a que sea eficiente. Todavía no existe una masa crítica de usuarios festivos de Linux; sigue siendo preciso un comodín de la llamada al que acudir (aunque bastan los foros de la red) cuando surge una contrariedad.
Sin embargo, a pesar de lo que acabo de decir, no cabe duda de que ha avanzado a pasos agigantados desde las primeras experiencias que tuve con Linux a mediados de los 90.
Lo repito: si sólo se quiere ver correos y navegar, gestionar las fotos de la familia, escuchar música, y de vez en cuando hacer la lista de la compra, Linux es perfecto y muy superior al Windows: se instala fácilmente y enseguida, no se cuelga -puede ocurrir, pero no es nada habitual-, y transmite una sensación de eficiencia que jamás igualará ningún Windows. Recomiendo en concreto la versión Ubuntu Linux 10.4 Lucid Lynx de abril del 2010, que, aunque menos moderna que la última de hace unas semanas, es MUCHO más intuitiva, y tendrá soporte de sus creadores hasta 2013.
Si además se quiere utilizarlo para todo lo que se utilizaba un Windows, será necesario un poco más de aprendizaje -recompensado, eso sí-, y de paciencia, según se va cambiando el paradigma del Windows (la versión software del Pensamiento Único de los neocons neoliberales) al paradigma Linux (TODO es posible, pero tendrás que poner tu granito de arena).

Y finalmente, una pequeña nota aclaratoria: Windows y Mac OS X son sistemas propietarios de empresas privadas, con eso quiero decir que es como comprar un electrodoméstico, viene ya todo hecho, y no te vas a poner a abrir las tripas del electrodoméstico para cambiar un circuito o una pieza (casi nadie lo haría). Linux es otra filosofía: la de crear prácticamente de la nada un electrodoméstico, con la peculiaridad de que CUALQUIERA puede mejorarlo (de hecho se alienta a ello). No hay una empresa vendiéndolo detrás (lo que venden Canonical, desarrolladora de Ubuntu, y otras similares, es soporte para aprender, instalarlo, y utilizarlo, pero no cobran derechos de propiedad intelectual por el software), y hay potencialmente tantas versiones de Linux -se llaman "distribuciones"- como gente dispuesta a crearse su propio Linux personal. También conozco a gente que se compila su propio Linux, pero no es lo habitual, a no ser que uno sea un experto o apasionado del tema; para el común de los mortales que sólo quieren utilizar su ordenador para cosas ubicuas y básicas en 2011 (no así en 1995), basta con descargar de la red una distribución extendida (Ubuntu, OpenSUSE, Mandriva, Red Hat, Slackware...), instalarla, y utilizarla.
A pesar de los pequeños inconvenientes que he mencionado para un funcionamiento serio y que no he observado nunca en Mac OS X, el Linux de 2011 es una alternativa muy sólida al ubicuo Windows neoliberal. Más bonito, da menos estrés; y es gratis (esto les parece accesorio a los turiferarios de la piratería que proceden del mundo Windows, pero a mí me parece fundamental para el altermundialismo, por ejemplo, y porque evita todo lo que trae la piratería (virus, fallos de seguridad, etc.)).

martes, mayo 17, 2011

Endeavour

El barco que llevó al capitán Cook a Australia prestó su nombre al transbordador espacial que sustituyó al Columbia cuando éste estalló minuto y medio tras el despegue en enero de 1986; el Endeavour acaba de despegar ayer rumbo a la Estación Espacial Internacional en su último viaje, que también es el penúltimo de toda la flota de Shuttles, a la espera del último de todos, que lo hará el Atlantis en verano.

Fijaos en el tamaño del hangar...

Tras 30 años de servicio, unos ciento y pico vuelos (135+4 si no me equivoco), y dos accidentes catastróficos, el transbordador espacial (3 ejemplares + 2 destruidos + 1 experimental) se jubila...
Recuerdo aquellas imágenes en primavera de 1981 viendo aterrizar el primer vuelo real ("demostrativo") del Columbia...
Los detractores del transbordador siempre han argumentado que nunca hizo falta un diseño tan arriesgado -para los astronautas-, con ala en delta, despegue vertical y aterrizaje horizontal... Quizá más que eso habría que considerar por qué la bahía para la carga de pago fue diseñada tan grande (por especificaciones de los militares, que pagaron parte de sus elevadísimos costes de desarrollo, aparentemente), y por qué era imprescindible hacer un vehículo 1) reutilizable, y 2) tripulado pero con tanta capacidad de carga...
La cuestión de sus sucesores parece no dejar lugar a dudas. A pesar de todas las promesas de Obama, parece improbable que la NASA (famosa por dilapidar fondos en proyectos cancelados) desarrolle antes de 2016 el sucesor del Shuttle, que para los profanos parece un diseño de los años 60 (cohete vertical con capsulita en la cima), pero que incorpora mucha tecnología posterior...
Y la respuesta entonces es... privatización. La serie Falcon de SpaceX son los cohetes privados más conocidos en este momento, pero aún no están listos para enviar gente allá arriba, aunque sí es cierto que envían "cosas" (no gente) de forma mucho más rentable a como lo hace la NASA, por lo que ésta les alquilará lanzamientos (para cosas) sin lugar a dudas... El futuro del envío (de gente) al espacio pasa a corto plazo por las promesas y sobrecostes endémicos de la NASA, y por los concursos para desarrollar alternativas privadas (Boeing, Blue Origin, etc.)...
¿Y mientras tanto? Pues son los rusos quienes envían a todos los astronautas al espacio... algo que no debe de sentar muy bien al americano medio del medio oeste, con su tarta de manzana, sus barras y estrellas, su biblia bajo el brazo, su escopeta bajo la almohada, y sus concursos de lanzamiento de tapa de váter...
El Endeavour lleva el experimento científico más caro hasta la fecha exceptuando el telescopio Hubble, el Alpha Magnetic Spectrometer, que debería permitir detectar antimateria y materia oscura, aunque cada vez que se ha enviado un experimento de enjundia al espacio se ha acabado detectando algo inesperado y nuevo... así que quién sabe lo que detectará el AMS... ¿una cura para la codicia sin límites del neoliberalismo y la agonía de todas las socialdemocracias westphallianas? No creo... dudo mucho que al final de este siglo el monopolio de la ciencia y técnica avanzadas sigan en manos de Rusia+EU+USA+Japón...
Seguro que las películas (o sus equivalentes) acerca del espacio de finales de siglo estarán hechas por chinos, indios, brasileños e iraníes, y por supuesto sin blancos en ellas...
El fin de los vuelos del Shuttle marca de verdad el fin de una era; de los dispendios, de la abundancia, de la ignorancia (de lo que estaban preparando los neoliberales, con Reagan, la Thatcher, Kissinger, el complejo militar-industrial), de un capitalismo sin crisis endémicas, de la supremacía del occidental, del sentido del estado-nación... se acabó todo eso.

sábado, mayo 14, 2011

Gaming day

Partida de Fauna, el juego de Friedemann Friese, con gran metedura de pata por mi parte, que, aún siendo el único que sabía exactamente dónde estaban las Comores, voy y coloco un pez de las Comores en la región de Madagascar (Tierra), en lugar de en las regiones adyacentes (Mar)...


Partida muy reñida también de Puerto Rico, el gran clásico, tras casi un año sin jugar... De no ser por un desliz del que más veces gana de entre nosotros, yo hubiera quedado último en vez de segundo... Aunque es verdad que el sorteo inicial me hizo empezar segundo, la posición estadística más desfavorable... El juego acabó en el turno 15, con victoria del tercer jugador, por falta de puntos de victoria... O sea, una partida de corte muy clásico, pero con puntuaciones finales muy bajas (de 37 a 45), por la falta de edificaciones en todos los jugadores... Y es que la crisis del ladrillo ha llegado incluso a los juegos de mesa de estrategia...

jueves, mayo 12, 2011

Declive total de Europa

Con este post inicio una nueva serie de posts más cortos, y espero que más frecuentes.
Ante la incapacidad realista de seguir publicando posts como antes, espero que esta solución sea un compromiso válido antes que cerrar el blog.

Hay un artículo recurrente últimamente en la prensa (me refiero a la prensa seria: Le Monde Diplomatique, The Economist, Global Policy Forum, Foreign Affairs, The Exiled, etc.), acerca de cómo los islandeses han opinado por segunda vez en referéndum nacional (aunque sean en total poco más del 5% de la población de Madrid) que los bancos se las apañen solos para la crisis que han originado.
A diferencia de los demás gobiernos europeos, que unánimemente ya ni se molestan en ocultar que no sirven a los ciudadanos, sino a los grandes grupos financieros privados (y así Grecia está peor que nunca en toda su historia milenaria, Irlanda se ve humillada a diario por la amenaza del FMI y sus secuaces las agencias de calificación, Portugal exprime a sus profesionales liberales hasta forzarles a la emigración, y nosotros estamos a un paso de todo eso, y de vernos obligados a aceptar medidas que nos impedirán crecer hasta que el nivel de los océanos llegue a la Puerta del Sol, para problemas que no hemos generado, aunque la gestión de estos eximios socialdemócratas, sean del color o género que sean, no ha contribuido precisamente a mejorar las cosas.

Recuerdo el primer capítulo de mi libro de historia de Primero de BUP (no tengo ni idea de cómo se llama hoy en día a ese curso, ni me importa, ante la parodia en la que hemos convertido a la enseñanza pública en la última década, desde los inicios de Esperanzita (("me encanta esa escritora Sara Mago")), hasta la enorme hazaña del plan Bolonia (que a partir de ahora será recordada no por Umberto Eco, sino por esa infamia de plan universitario que recuerda a las políticas del FMI para con América Latina ((los famosos préstamos para el desarrollo de los neoliberales, que han sumido en la pobreza más absoluta a más de medio mundo desde el final de los 60s))...), que rezaba (en 1986) "el declive de Europa", refiriéndose a que dejó de ser el centro de la geopolítica mundial al final de la Primera Guerra Mundial...
Yo creo que ya lo había dejado de ser hacía mucho, aunque no se hubieran enterado. En los libros de "Érase una vez el hombre", decían que Napoleón dijo al retirarse a Santa Elena que dejaba a dos Hércules en la cuna, USA y Rusia... en aquella época, poco antes del final de la Guerra Fría (que casi nadie predecía), parecía una profecía apocalíptica de militares norteamericanos contemporáneos más que una reflexión vieja de siglo y medio, pero en fin... 
La doctrina Monroe, la vulgaridad moral de Teddy Roosevelt, el dominio de la marina yanqui de los mares... ya había declive de Europa mucho antes de 1918...

En cualquier caso, si ya había declive en 1918, lo de 2011 no tiene nombre.
Los propios comisarios políticos lo dicen abiertamente (Europa es un enano en el plano político, sin ninguna relevancia, dicho durante el cierre de lo que fue la Unión Europea Occidental); mal que le pese a Mark Leonard ("Por qué Europa dominará el Siglo XXI"), lo cierto es que Europa apenas tiene influencia... por mucho que sea un modelo a seguir mucho más humano y convincente que los norteamericano o ruso (por no hablar del chino, "capitalismo de apocalipsis", como dice Alain Minc), ahí están todos los conflictos de las últimas dos décadas, empezando por Yugoslavia, para atestiguar nuestra escasa capacidad diplomática y nula capacidad militar disuasoria.
Y por si no fuera poco el tener un modelo político vacilante, sin una verdadera fuerza federal unificada o "unívoca", la abyecta rendición de nuestros dirigentes al poder financiero -que no siempre económico- acaba por enterrar a Europa en el cementerio de anécdotas de la historia...

Descansa en Paz, Unión Europea, pensarán con condescendencia y compasión los turistas chinos (que fabrican todo y ahora además financian todo), los indios (que nos suministran ingenieros y científicos, ya que hemos alienado a los nuestros obligándolos a trabajar por cuatro perras en los bancos), y dentro de poco los países de la ALBA, que no me cabe duda conseguirán liberarse de la mordaza neoliberal, en cuanto Estados Unidos entre en la última espiral de recesión y quizá una segunda guerra civil, dentro de poco...

Como siempre, lecturas recomendadas para no caer en el Pan y el Circo de los socialdemócratas:

- lectura regular de Le Monde Diplomatique, The Economist, y Foreign Policy
- los libros de Noam Chomsky
- los blogs The Exiled, Juan Cole, y Tom Dispatch

martes, abril 19, 2011

Babylon Babies, de Maurice G. Dantec

Ya lo he comentado en alguna otra ocasión, Maurice G. Dantec es uno de los mejores escritores del Siglo XXI. Naturalmente, no será así para los aficionados a los bestsellers que plagan nuestras "librerías".
Sus obras son únicas, no es un autor que caiga en la tentación editorial de repetir una novela de éxito cambiando apenas nombres y localizaciones (como Dan Brown o Clive Cussler, por ejemplo), empezó con una "novela negra" escrita por encargo, siguió con una fórmula poco original ("novela negra" con pinceladas de "ciencia-ficción", o quizá al revés), pero con un desarrollo personal y una original realmente llamativos, luego escribió una novela cyberpunk realmente original, quizá la única desde Snow Crash de Neal Stephenson: Babylon Babies.
Fue tristemente llevada al cine bajo el título Babylon A.D., y encima en dos versiones diferentes: la Fox obligó a Matthieu Kassovitz (el director, más conocido por ser el actor que interpreta al novio de Amélie) a quitar las escasas escenas supuestamente violentas, así como cualquier taco, y cualqier referencia vagamente teológica, cambiando por completo el sentido de la película, ya de por sí muy alejado de la novela (y como así quedaba descafeinada para el público de primates norteamericanos, añadieron dos escenas gratuitas de persecuciones con explosiones...).
Bueno, ¿y de qué va? Pues de un mercenario europeo que es contratado por la inteligencia militar rusa, que a su vez trabaja para y quiere infiltrar a la mafia siberiana, para llevar y escoltar a una chica de Kazahkstan a Québec. La chica lleva algo revolucionario, y la rama de la mafia que la transporta está relacionada con biotecnología y tráfico de especies vivas...
En lugar de transponer una obra menor de Chandler a un "Japón del futuro" (como hacen los imitadores de Gibson , o de divagar sobre el feminismo y el regionalismo en el futuro, como harían aquí en España, Dantec construye una novela sumamente original y moderna, desplegando sus vastos conocimientos de geopolítica, y no perdiendo de vista tendencias reales tecnológicas, y no tópicos ya demasiado trillados.
Existe una versión en español, pero es lamentable, está traducida por un argentino que debió aprender francés por correspondencia, porque desde luego bastan 20 páginas para darse cuenta de que no tiene ni idea de francés "real"... es la típica tendencia de Mondadori. o Minotauro, que se pasan por el forro el respeto a sus lectores hispanohablantes en pro de pagar miserablemente a un cenutrio que no tiene ni idea ni de literatura de vanguardia, ni de francés, ni apenas de español...
He decidido volvérmela a leer (es de 1999, y la leí en 2001), porque en enero de 2012 se publica su continuación, Satellite Sisters (Dantec habla inglés muy bien, y vive en Montréal, pero abomina de la tendencia actual en Québec de separar y aislar francés e inglés).
Una muestra más de su valor es que ha decidido autoeditarse, tras pasar por las prestigiosas editorialles Gallimard, Fayard, y Rivages, para poder escribir lo que le dé la gana...
Muy recomendable.

sábado, abril 09, 2011

Futuro del vuelo espacial privado

Este es uno de esos momentos en los que puedes dejar de pensar “coño, vaya mierda de 2011: no hay coches voladores, ni ordenadores controlados por voz, ni fotocopiadoras 3D, ni hologramas, ni robots domésticos, ni nanobichos que lo curan todo, ni hemos ido a Marte (y a nadie le importa)”…

A pesar de todo sí entramos poco a poco en el futuro: Este año dejarán de volar los transbordadores espaciales, tras 30 años de servicio (para los que nos perdimos el alunizaje de 1969, el primer vuelo del Columbia en 1981 fue un acontecimiento importante) y una tasa de accidente rozando el 2% (comparad con el 1/1000 de los coches y el casi 1/1000000 de los aviones), PERO, ya están construyéndose SEIS espaciopuertos en USA (estamos hablando de astropuertos, YA NO ES ciencia-ficción, como dicen los periodistas cada vez que no entienden o no conocen algo). Parece casi inevitable que dentro de poco los civiles vuelen al espacio por un precio similar al de nuestras hipotecas…

Lo que es igualmente importante pero no tan mediático: existen modelos de licencias para permitir el vuelo espacial civil (por mucho que el espacio sea de todos, no es tan fácil que la autoridad que controla el espacio aéreo entre la tierra y el espacio permita que unos privados lo invadan así como así cuando salen y cuando vuelven a tierra, y menos con gente a bordo), y existen muchos contratos y pasta en torno a la idea de que los privados puedan lanzar cosas al espacio, tanto para los gobiernos (monopolio estricto hasta 2001, ahora sólo el 60% de las veces) como para otros privados.

Como dice el artículo, 2011 es un año clave para el desarrollo de la exploración privada del espacio… 

lunes, marzo 28, 2011

Scrivener

http://www.literatureandlatte.com/scrivener.php

Se supone que es una forma muy cómoda e intuitiva de almacenar/consultar todo lo que sueles buscar, generar o guardar durante la realización de una novela: además de ser un procesador de textos; Scrivener te permite consultar de forma muy intuitiva notas, citas, webs, imágenes, vídeos, extractos, junto a lo que ya se lleve escrito.

La verdad es que tiene muy buena pinta (todo lo que mencionan los comentarios de los usuarios parece muy útil, como eso de etiquetar personajes, lugares, fuentes, para poder rastrearlo, sobre todo si se escriben series), y no es nada cara si funciona tan bien (45 $ la versión registrada, y la de prueba no está nada capada y la única limitación es que dura 30 días, y según se comenta en la red, la pasta va para un par de tíos sin un céntimo que lo hacen en sus ratos libres, no para un vulgar Steve Ballmer)

Existe para Mac, por supuesto, y recientemente parece que también para windows, aunque no sé si en español...
Y no, no me llevo comisión, ni la he probado aún (me acabo de enterar que existe)…

¿Que si la voy a probar? Probablemente, ya que la prueba es gratuita, pero NO creo que la adopte, porque todo eso de la gestión de archivos y fuentes ya lo hago con lo que sé de Gestión de Proyectos (toda la parafernalia de Work Breakdown Structure, etc.; por cierto, podéis descargaros gratuitamente las normas y métodos recomendados de la Agencia Espacial Europea, en lugar de pagar un pastizal por un curso homologado de Gestión de Proyectos, aunque no colará igual en vuestro CV), y sobre todo, porque por lo que he visto, es tipo Word, es decir, que tienes que formatear a la vez que escribes, y no tienes un verdadero control ni unas posibilidades ilimitadas de formateo y paginación como sí las ofrece LyX, que encima es gratuito.

Hay decenas de posts sobre LyX y LaTeX en entradas anteriores de mi blog; como siempre digo, yo no me podría tomar muy en serio a un escritor que me trajera un manuscrito en Word, salvo que fuera un analfabeto informático, pero por desgracia, he visto editores que incluso te exigían los manuscritos en Word, algo comparable a llamar restauración a los garitos de Fast Food…

En los vídeos tutoriales se ve una opción que es exportar a  LaTeX, pero no sé qué tal funcionará, ni sé hasta qué punto valdrá la pena exportarlo a LaTeX cuando desde LyX ya se trabaja todo el tiempo en LaTeX... lo importante en cualquier caso es darse cuenta de que existen alternativas MÁS FUNCIONALES Y BARATAS que el Word cuando uno se propone escribir en serio (supongo que al 99% de usuarios de Word, todos ellos piratas pasivos, les dará igual, pero no deja de ser un tema importante, como ya subrayé en muchos posts anteriores...).

martes, marzo 22, 2011

Cobra, de Frederick Forsyth

Lectura muy ágil, para este "thriller" de geopolítica internacional.
Con premisas muy parecidas a Clear and Present Danger (Peligro Inminente, de Tom Clancy, la novela que "inspiró" la película de Harrison Ford), a saber que el POTUS (el auténtico Obama en este caso) se cabrea cuando se muere el nieto de una de sus sirvientes por sobredosis, y decide acabar con el tráfico de cocaína a USA y Europa. Así como suena.

Parece una barrabasada típica de Tom Clancy, pero está muy bien planificada; o sea que sí, sería teóricamente posible hacer lo que comenta Forsyth si un presidente norteamericano tuviera las pelotas para hacerlo (no os lo desvelo) , y sería un golpe mortal para los cárteles colombianos (aunque Bolivia y Perú sintetizan un 30% de la pasta de coca básica, el polvillo blanco sale de Colombia; el libro está lleno de datos útiles, y se nota que Frederick Forsyth ha hecho los deberes, leyéndose al menos el informe de Naciones Unidas, muy completo y fácil de descargar).
La primera mitad cuenta los preparativos, verdaderos protagonistas más que los personajes humanos, y la segunda la ejecución de todo.
El final es muy previsible, pero sin necesidad de haberse leído la novela, a poco que lo penséis... aún así, casi es mejor que sea así que no que todo acabe en plan fantasía de Neo-Con...

También me ha gustado reencontrarme con Cal Dexter, el protagonista de El Vengador, una novela anterior.

Como curiosidad mencionar que junto a lo típico que uno espera encontrar cuando se habla de tráfico de cocaína (Cartagena, Barranquilla, Cali, la selva venezolana, etc.), está el verdadero paraíso para la distribución de coca: Guinea-Bissau, en palabras de Forsyth, en una memorable entrevista en Amazon en la que por cierto subraya la importancia de documentarse para un escritor, ahora más que nunca: "el estado fallido definitivo"...

Recomendable (a pesar de ciertos errores básicos de traducción, y de que la edición de Plaza&Janés está en latiñol y no en español), y mejor que la anterior, El Afgano.

miércoles, marzo 16, 2011

La mejor cerveza del mundo

Este post es un recordatorio para mí en el futuro, porque periódicamente me veo buscando en la red y entre mis miles de fotos el nombre de esta cerveza... soy incapaz de recordarla normalmente...

Bateman's Combined Harvest Multigrain Beer

La probé a través del Club del Cerveza, y es otro nivel, palabra. No me refiero a cervezas lamentablemente malas como las de las marcas blancas (un profesor mío decía en clase que costaba 30 pesetas fabricar una lata de cerveza, para que no compráramos cervezas de 37 pesetas del lidl o del plus superdescuento en la época...), ni tampoco al nivel mediocre (para mí) de Mahou verde o Heineken... me refiero a que es otro nivel de cervezas ya con nivel (yo que sé, una Budvar, una Reina Ámbar, una Alhambra...).
Naturalmente, si, querido lector, eres de ese grupo de personas (con el que yo nunca podría empatizar) que considera que da igual la cerveza, si lata o botella o caña, con tal de que esté fría, pues... probablemente serías incapaz de apreciar esta cerveza... es una discusión similar a si te beberías un gin tonic que estuviera hecho con Sapphire y Schweppes (yo no en condiciones normales), y si lo equipararías a una G'Vine Nouaison con Fever Tree (yo no podría)...



domingo, marzo 13, 2011

El Palestino

No llegué a leer Diario de un Skin, de Antonio Salas, ni tampoco El año que trafiqué con mujeres, del mismo, pero sí decidí comprarme y leer El Palestino, entre otras cosas por no conocer a nadie que lo tuviera.
Me ha cautivado. Incluso he llegado a pensar que fuera todo invención, porque, ¿cómo iba nadie a infiltrarse en el terrorismo internacional y luego vivir para contarlo? Y encima siendo un periodista español, no un superagente del MI6 nacido en el Oriente Medio británico, por ejemplo...
La lectura se hace más o menos ágil por momentos, pero no hay duda del valor de la enorme cantidad de datos que aporta sobre Hamas, Hizbullah, los tupamaros, Ílich Ramirez Sánchez ("Carlos El Chacal"), los etarras afincados en Venezuela por Felipe González, etc. etc.
No hay duda de que aportará un poco de realidad a quien le interese saber más sobre el conflicto israelo-árabe, el yihad, etc., respecto de los Clancy y similares...

sábado, marzo 05, 2011

Actualización

Por desgracia, la paternidad me deja muy poco tiempo para publicar en el blog (hay otros hobbies que tienen prioridad, como por ejemplo leer), pero intentaré publicar de vez en cuando. Especialmente en estos tiempos, con lo que parece que está ocurriendo en todo el islam magrebí y arábigo (apenas tengo tiempo de leer sobre todo eso, pero recomiendo, como siempre, la consulta de The Exiled Online, el blog de Juan Cole, y Global Guerrillas, todas ellas linkadas en la columna de la derecha de mi blog, mucho antes que el mero visionado de nuestros "informativos", de los cuales apenas me creo una palabra...)

domingo, febrero 06, 2011

Breve prognosis sobre las librerías en nuestro país...

[Mis disculpas de entrada por la longitud de este post, pero no tengo tiempo de resumirlo...
Y por cierto, si queréis leer sobre Egipto, no hagáis mucho caso a los grandes medios y leed a gente bien informada de verdad, como los que tengo vinculados a la derecha en mi blog: The War Nerd, Juan Cole, Global Guerrillas, etc.]

Hace unos años -un montón, de hecho-, yo solía ir periódicamente a las librerías -bueno, en realidad grandes superficies donde vendían libros, como la FNAC, Crisol, o la Casa del Libro-, a ojear de todo, y comprarme finalmente, tras un par de horas, algunos libros.
Claro que no podía permitirme comprar tantos como ahora, aunque entonces sí cabían en casa, razonablemente al menos, no como ahora, que hacen las casas de forma que no puedas acumular ni ropa ni libros -lo cual no es malo per se, pero a mí me está haciendo replantearme cosas-, pero eso hacía más intensa la experiencia... "cuáles dos o tres cojo finalmente de estos seis o siete"...

Posteriormente empecé a no tener tanto tiempo, el tráfico de Madrid aumentó exponencialmente, junto a las ventas de coches y motos; de tener un payaso de alcalde pasamos a tener uno con megalomanía faraónica, y al aumento del tráfico se unió la zona de estacionamiento militarizado, digo vigilado, y las zonas del centro de la ciudad en las que te multan sí o sí, y luego tienes que ir a demostrar que eres residente, o que ibas a un párking de la zona -y más te vale haber guardado aquel ticket de cuatro meses antes-...
Total que dejé de ir a ojear libros tan a menudo...
Pero la causa fundamental fue Amazon. Eso de que pudieras leer miles de comentarios sobre una novela que estuvieras planteándote comprar -y eso que al principio no podías discutir con los demás lectores, como ahora... "Brian Herbert es un gilipollas pesetero sin talento; hombre, su padre está muy sobrevalorado; pero qué dices hombre..."-, eso de que pudieras leer las primeras páginas, y que te la llevaran a casa... eso era fantástico. Y eso a pesar de los impuestos vergonzosos al cruzar la frontera española -todavía no existía el Schengen-...
Así me instalé en un hábito nuevo, que básicamente consistía en que me compraba casi todos los libros por la red, y una vez al año, a finales de noviembre, al ir a varios centros comerciales a comprar los regalos de navidad, paraba en la gran librería de turno a ojear libros -y comprar algunos, aunque cada vez menos a menudo para mí-... y con el paso del tiempo he ido notando que esas grandes superficies de libros están desvirtuándose: Se están convirtiendo en versiones libreras del abominable Blockbuster Video de finales de los 90.
Me explico.
Hace como quince años, yo me podía pasar un par de horas examinando libros en la FNAC o en la Casa del Libro -menos en Crisol, que fue la primera que se "blockbusterizó"-, porque, junto a lo más reciente -todavía no se había institucionalizado lo de comprar sólo lo que supuestamente lee la mayoría del vulgo-, encontrabas libros poco ojeados, poco vendidos, de poca tirada...
Y sutilmente, poco a poco, empezaron a no tener más que decenas de copias del best seller que todo el mundo debía leer.
Recuerdo perfectamente aquel día en el que expusieron cientos de ladrillos del infame código da vinci en la FNAC de Callao. Aquel instante tenía algo de nodo espaciotemporal, de encrucijada noosférica... ya no habría vuelta atrás. Enseguida menguó a la mitad la sección de Fantasía y Ciencia-Ficción, canibalizado su espacio por la primera generación de bodrios paridos por "periodistas".
Y lo que es quizá peor: los empleados de la FNAC, que muy al principio eran gente muy competente que enseguida te encontraban lo que les pedías, sabían lo que les estabas pidiendo casi siempre, o te proponían buscártelo y traértelo, fueron sustituidos por perroflautas analfabetos y menos entusiasmados por su trabajo que los primeros reclutas que fueron a Vietnam...
Hoy en día, a principios de 2011, Crisol ya no existe -menos mal-, la FNAC está estancada en mero expositor de bestsellers y billboard de lo más comprado -no lo más leído- por la plebe, y La Casa del Libro, aunque no he ido tan a menudo, me da la impresión de que va cayendo a lo mismo; las últimas veces que he ido buscando libros en español para regalar, he tenido que indicarle yo al vendedor dónde estaba lo que yo le pedía porque él era incapaz de verlo, y eso que estaba ante sus narices... y en cualquier caso, con esa mierda de página web que tiene La Casa del Libro, dan ganas de no ir de entrada.
¿Qué ha podido ocurrir para que cierre Crisol, la FNAC se haya convertido en el blockbuster, etc?
Es tentador decir que la culpa es de la compra por internet, de Amazon y sus imitadores...
Pues no.
En los últimos años, he ido a grandes tiendas de libros en UK, en Francia, en USA... y no exhiben para nada ese fenómeno... No se han convertido en muestrarios de feria de bestsellers. Hay libros raros, no sólo hay gente estereotipada buscando el bestseller que le han dicho para regalar a ese familiar que es tan capullo que presume de leer, los empleados son MAYORES, cultos, y eficientes: no son perroflautas con aspecto de trabajar en el Friday's llevando miles de chapitas y cantando esa memez de canción de cumpleaños. En ninguna de ellas. He estado en Gibert Joseph, en Gibert Jeune, en varias FNAC de Paris y Bruselas, en muchos Borders, en varios Barnes&Noble, en Strand, etc.
No se han vulgarizado ni idiotizado como las de aquí.
Y eso que allí la conexión a internet funciona de verdad, y encima es mucho más barata que en España...
Así que me veo obligado a concluir que es la combinación de varios factores: uno, la falta de espíritu emprendedor de nuestro país de funcionarios epizoóticos; dos: el nivel cultural de nuestros conciudadanos cae en picado, y tres, la competencia de las tiendas virtuales.
Uno: No han hecho nada por cambiar. Si acaso han empeorado, contratando perroflautas que deberían estar sirviendo hamburguesas de fast food -de esas que devoran los antisistema catalanes- en vez de vender libros... No es fácil encontrar dónde sentarse, ni dónde tomar un café. Si tales cosas existen -que no me acuerdo-, desde luego no están tan bien puestas como en Borders... No te premian por llegar allí -aquí la culpa es del alcalde Fallardón, que se ha propuesto acabar con el tráfico-...
Dos: el español no sólo no lee, sino que si se atreve a mencionar que lee algo que no sean bestsellers de conjuras que involucran al vaticano, es un marisabidillo y creído, cuando no es un mitómano antisocial o un aciguato que va de guay y no llega ni a medio chachi -palabra que eso lo he oído personalmente-...
Y tres: Como ya he dicho muchas veces, no hay comparación posible entre ir en coche (gasolina, aparcamiento, atasco) o ir en metro (TIEMPO, riesgo de que te peguen o atraquen, calor, etc.), a comprar un libro a 22-28 Euros que casi seguro no van a conocer, ni van a tener, y encima va a esgrimir una traducción lamentable en muchos casos, con que te llegue un email avisándote de que uno de tus autores favoritos ha publicado otro libro, que te llevarán a casa sin gastos de envío, en una edición mucho más cuidada físicamente, y encima en versión original, o en una traducción francesa o inglesa infinitamente mejor que la futura traducción española o mejor dicho latinoamericana, y todo eso por 6-10 Euros...

A estas alturas el lector estará pensando en las librerías pequeñitas de barrio. Seguro, salvo que en mi barrio de la periferia no hay, y que para que me lo pidan o busquen ya lo hago yo por la red, ahorrándome de paso el trayecto y el tiempo...

Así que, ¿qué creo que va a ocurrir?
Que la FNAC se convertirá en una especie de MediaMarkt con ínfulas de pijerío, vendiendo tecnología y manteniendo una pequeña sección de bestsellers -como hacen el MediaMarkt o el Saturn.
Que la Casa del Libro seguirá igual, vendiendo una imagen ilusoria de librería universitaria sofisticada -no lo es en absoluto, tiene muy poco de todo-, y capitalizando sus enormes superficies en zona privilegiada para atraer bohemios del centro y guiris hispanohablantes.
Que las librerías pequeñas de barrio deberán abaratar sus costes hasta lo indecible, quizá especializándose en géneros concretos -pero perdiendo cuota por ello-, y dependiendo de mercados menguantes -gente mayor ajena a la telemática, o gente joven paranoica, o bohemios románticos y neohippies esquizofrénicos-, y probablemente deberán vender algo más que libros, como las "librerías" de Cádiz o Málaga, que son papelerías y kioskos con algún libro...

Y a los que nos gusta leer de verdad, nos quedarán Amazon, The Book Depository, Play.com... o visitar las grandes librerías de los países vecinos.

Sospecho que esto no ocurre sólo con las librerías en nuestro país... basta ver el estado de la investigación -a punto de extinguirse, y mucho más deprisa que el atún rojo- o la nula creación de empleo de alta cualificación... como ya vaticiné en otros posts, en algunas décadas, cuando sólo quede inmigración latina como población joven y toda la gente bien formada haya solicitado asilo en países desarrollados de verdad, Marruecos hará una nueva marcha verde y España volverá a ser una república islámica, pero no a la cabeza de la civilización como hace once siglos, más bien en el culo...

sábado, febrero 05, 2011

30000 visitas!!

Gracias a todos.
Aunque ahora entre y publique menos a menudo, no lo dejaré...

lunes, enero 31, 2011

Recomendación de lectura: La carte ou le territoire, de Houellebecq

Muy rápido, más de lo que me gustaría, dado que apenas tengo tiempo para el blog.
Una de las últimas lecturas, la última novela de Houellebecq: Muy recomendable.
Diferente de las anteriores; más cálida, menos agresivamente sexual,... aunque con ecos de todas ellas, especialmente, y paradójicamente, de la última (La Posibilidad de una Isla) que a mí me sigue pareciendo una de las 10 novelas del Siglo XXI, y capital para entenderlo y entender qué significa ser humano al principio del nuevo siglo.
En La Carte et le Territoire, el protagonista no es un alter ego del autor, sino un personaje con algo de distancia con el mundo, como el Michel de Las Partículas Elementales, aunque el autor aparece, como un personaje secundario, no exento de autocrítica, más bien todo lo contrario... El ritmo es muy fluido, de lectura muy agradable; los personajes son interesantes, y cuando parece que la novela se ha encarrilado ya en la vida adulta del protagonista, da un giro radical y completamente inesperado, y eso ocurre un par de veces. El final no es abrupto ni irreflexivo, sino todo lo contrario, e igual que en La Posibilidad de una Isla: devastador. Un non sequitur encarnado en las páginas.


domingo, enero 02, 2011

Recomendación de lectura: Schild's ladder

Aún no la he acabado, pero justo antes de llegar a la mitad, es improbable que deje de gustarme.
Ya he hablado antes de Greg Egan, autor de Distress y Diaspora, pero conocido en España sobre todo por Cuarentena y Ciudad Permutación, anteriores a las dos mencionadas; es un autor "de ciencia-ficción" australiano, matemático, y programador; sus novelas rebosan originalidad y erudición por los cuatro costados. Schild's Ladder (seguramente traducida en España en algún futuro por "Punto Crítico", "Zona mortal" o alguna gilipollez por el estilo) no es una excepción, es espectacular.
En algún momento del milenio 24 (poco importa el año exacto, porque, a diferencia de muchas novelas mediocres que muestran imperios humanos que parecen el imperio británico transplantado al futuro distante, en Schild's Ladder, como también ocurría en Diaspora, hace mucho que los humanos se parecen muy poco a nosotros: la mayoría son acorpóreos, y todos inmortales, o al menos con longevidades muy superiores a lo que podemos imaginar), un experimento audaz pone a prueba la teoría de la unificación que lleva utilizando la humanidad con éxito desde el año 2300 (de nuestra cronología), y el resultado amenaza con aniquilar la propia civilización humana esparcida por mucha vía láctea.
Lo que podría parecer una trama poco original se convierte en manos de Egan en un despliegue de sofisticación difícil de imitar.
Una sola página muestra -y NO es ninguna exageración- más ideas originales que cualquier best-seller de moda.
Para muestra, las primeras páginas de la novela, en las cuales la protagonista recapitula la teoría de la unificación descubierta en su pasado del siglo 24, Hawking y Penrose deberían leer esto y pensar sobre ello (disculpas por mi traducción apresurada):

Al principio fue un grafo, más como el diamante que como el grafito.<...>. Las Reglas de Sarumpaet te permitían trazar la historia del universo hasta un entorno del Grafo Diamantino, y todo lo que le podrías pedir a un Big Bang estaba allí: baja entropía, creación de partículas, expansión acelerada del espacio.<...>. Las Reglas de Sarumpaet asignaban una amplitud cuántica a la posibilidad de que cualquier grafo fuera seguido por otro. Entre otras cosas, las Reglas predecían que si un grafo estaba formado por un bucle de tres nodos trivalentes alternados con otros tres nodos pentavalentes, sus sucesores más probables compartirían esa pauta, pero sería desplazada a un conjunto de nodos adyacentes; semejante bucle era conocido como un fotón.<...>. La Teoría Cuántica de Grafos como una descripción de la dinámica del universo con mínima complejidad algorítmica; La Teoría Cuántica de Grafos como una nueva descripción topológica de ciertos resultados básicos de la teoría de las categorías;...

Como era fácilmente presumible, las Reglas de Sarumpaet serán suplantadas por una nueva teoría más sofisticada, pero a la vez más simple, tras el estudio del experimento audaz devenido catástrofe, 600 años después del experimento, en el presente de los protagonistas, en lo que es un constante himno al método científico como piedra angular del progreso de la humanidad; de una humanidad varios órdenes de magnitud más evolucionada y ética que la nuestra, dado que muchas de nuestras limitaciones (mortalidad, vejez, enfermedad) han desaparecido de forma natural.
La lectura no es difícil, aunque lo anterior pudiera hacer pensar lo contrario. Basta ignorar los detalles matemáticofísicos, pero con la tranquilidad de que Egan sabe muy bien de lo que habla.
Los personajes no son nada arquetipales; de hecho, muy a menudo se le critica aludiendo que sus personajes son sosos. Naturalmente, pero porque son extraordinariamente realistas y corrientes (aunque sean posthumanos del milenio 24).
La novela comparte muchas de las ideas y características de Diaspora (recientemente traducida al español, y cuya lectura ya recomendé el verano pasado), aunque no es en absoluto preciso leerla antes que Schild's Ladder.
En definitiva, otro ejemplar de novela que hace disfrutar, da que pensar, hace querer saber más (hay detalles y background de "backstage" en su página web, como por ejemplo, la explicación de por qué un nuevo universo que se propaga como una onda de choque que avanza a la mitad de la velocidad de la luz NO se ve nunca a su tamaño real, y por qué se ve azul brillante si uno lo observa casi estático, como por ejemplo desde la superficie de un planeta a punto de ser engullido por él; estoy seguro que un montón de autores ni siquiera habrían reparado en ello y hablarían sin más de "la amenazadora frontera negra que parecía que se los iba a comer")...

Crítica de lectura: The Gun Seller

Es el título original de la primera novela de Hugh Laurie (el actor de House).
Por algún motivo incomprensible se ha traducido por "Una noche de perros"... El texto de la sobrecubierta parece implicar que se trata de una novela de policías corruptos, etc., localizada quizá en Londres en la actualidad... En absoluto. Es más bien una novela sobre redes transnacionales de tráfico de armas y terrorismo, lo cual puede parecer poco original, pero desde luego lo era en 1996 cuando fue escrita...
Veredicto: se puede leer. Hombre, no es Shibumi, pero tampoco es Harry Potter en novela negra, ni un tocho de Ken Follet; es original, irreverente, y aunque no me ha cautivado como para acabarla en muy pocas horas, tampoco me he tenido que obligar nunca a leerla. La traducción no es brillante -menuda novedad-, pero es pasable, y al menos no es latiñol. Para ser una primera novela, si es que es verdad, y no es más bien la primera que se publica, está bien.

domingo, diciembre 26, 2010

Fauna

Papa Noël nos ha traído algunos juegos de mesa de estrategia, entre muchas otras cosas, y paso a comentar ya el único que nos ha dado tiempo a probar por ahora, y casi seguro el más sencillo de todos: Fauna, de Friedemann Friese, más conocido por ser el autor del juego Power Grid ("Alta Tensión" en la versión española).
En Fauna, se van desvelando cartas con animales, en la cual consta una ilustación, el nombre y phyllum, el número de regiones en las que vive, y los jugadores apuestan una o varias regiones, y un valor aproximado de altura o longitud, masa, y longitud de cola. El que más se aproxime al valor real ganará más puntos, el que se arriesgue mucho perderá capacidad de arriesgarse en bazas sucesivas, y el que no se arriesgue no conseguirá muchos puntos.
Las partidas son muy sencillas y duran menos de una hora.
Es un juego excelente para jugar en familia (de 2 a 6 jugadores), y extraordinariamente educativo, porque no consiste en memorizar datos, sino en aprender a estimar cantidades físicas reales como el tamaño o la masa de un animal (no es evidente a priori si un coyote tiene la masa de 10 a 20 Kg, o de 20 a 50 Kg... [la respuesta es de 11 a 22, por lo que ambas apuestas serían correctas]), además, los niños se quedarán con la región aproximada en la que se puede encontrar a ese animal.
Una alternativa muy saludable a las consolas en las que se masacran vietnamitas reescribiendo la historia, o se persiguen setas flotantes y plátanos, y más barata también.
Naturalmente no se anuncia en la caja tonta, y se puede pedir, como casi todos los otros que he comentado anteriormente, en masqueoca (y no, NO me llevo ningún tipo de comisión, pero en cambio, parte de los ingresos para el juego Fauna sí que van a ONGs de protección de animales)...
¿Algo más? Sí, está completamente traducido en español...

viernes, diciembre 17, 2010

Update

Muy poco tiempo para publicar en estos días; problemas de salud familiar...
En fin, aunque no sé si me repito, (escribo esto desde el iphone como si fuera una de esas japonesas que escriben novelas en el móvil desde el metro) ahí van recomendaciones de lectura:
El burdel de las gitanas, de Mircea Eliade; no recomendable. Las ideas son muy interesantes, incluso precursoras, pero la ejecución narrativa no me convence; es como si los personajes y la historia no aportaran nada, en lugar de generar la narración... Y eso que sus ensayos me parecieron realmente brillantes e inspiradores cuando los leí en el colegio (el mito del eterno retorno, lo sagrado y lo profano)...

Esperanzas y realidades, de Noam Chomsky; genial; casi imprescindible como deconstrucción del origen de gran parte de los males actuales del mundo en las políticas neoliberales y terrorismo de estado de reagan y thatcher en los ochenta. Recomiendo encarecidamente leerlo a la vez que los atlas de Le Monde Diplomatique, y que el libro Las amenazas del imperio, de Chalmers Johnson, todos muy recomendables.

Una noche de perros, de Hugh Laurie (el actor de House, que también es músico, según creo).
Me encanta el cinismo que exuda la narración en primera persona del cuasi-antihéroe protagonista... Y la historia sorprende bastante a menudo, ampliando el enfoque inicial que sonaba a un corte muy clásico de novela 'negra', lo cual es muy válido. Aunque no me ha enganchado desde el primer momento como si fuera un bestseller ingenierizado por un batallón de especialistas en decidir lo que debemos leer, es suficientemente entretenido y recomendable.
Y muchos péipers y varios libros técnicos que estoy leyendo a la vez, que tampoco me dejan leer literatura general... Poco más por ahora.

sábado, diciembre 04, 2010

La bisectriz

Vivimos tiempos curiosos...
Los controladores aéreos vuelven a armarla, en una apuesta que no se entiende bien, a no ser que haya mucho más por debajo de lo que intuimos los mindundis...
Se oyen salvas cruzadas, que si el gobierno vende la casa como puede para ocultar su pésima gestión (qué duda cabe...), que si la privatización de Aena multiplicará los despidos (eso es simplificar a un nivel que ni la iglesia católica, que ya es decir...), que si Pepiño en realidad roba porque hace esto, que si Aena lo otro...
La realidad es que la privatización parcial de los aeropuertos españoles debería haberse hecho hace décadas, como en el resto del mundo, porque es bueno para el país, aunque en un primer momento, y especialmente si se hace en un momento de crisis financiera global galopante, de fracaso estrepitoso de las medidas neo-liberales (en realidad no han fracasado, lo que ocurre es que su objetivo era precisamente arruinar a todo el mundo excepto a las elites ultrarricas), es fácil que se olvide que puede ser algo bueno, y no sólo una medida desesperada para conseguir liquidez para afrontar la deuda que nos han impuesto esos otros cabronazos de FMI+Banco Mundial, creadores indirectos de la "crisis" (con la complicidad de esos otros ladrones profesionales llamados Credit Rating Agency, que tras obligarnos a asumir medidas que impedirán el crecimiento de nuestro PIB durante lustros, nos degradan la rating so pretexto de que ahora no vamos a crecer)...
Por qué podría ser algo bueno. Pues porque los gobiernos públicos no pueden afrontar las enormes inversiones públicas que necesitarían los aeropuertos para crecer como deben hacerlo. Y en este país no podemos pasarnos de los aeropuertos, porque son lo que trae al turismo. Las autopistas son concesiones privadas/públicas desde hace años, con un esquema conceptualmente igual que los aeropuertos (del resto de Europa, para empezar, pero también de casi todo el mundo), y nadie se queja, ni nadie pensaría en achacar el aumento de paro a la privatización de las autopistas...
La gente suele asumir, abducida por la ola de críticas a la gestión de ZP, que privatizar los aeropuertos implica despedir a todos los que trabajaban en él, y entregar la responsabilidad a un consorcio de malévolos capitalistas privados que relegarán a un segundo lugar cosas como seguridad, responsabilidad civil, moral, etc.
No debería ser así, dado que en las privatizaciones parciales de los aeropuertos el estado retiene la mayoría del capital y del control. La parte privada aportará la pasta, el conocimiento, y la gestión del día a día, y lógicamente buscará recuperar su inversión inicial -esa que el estado no tenía-, pero para hacerlo, ha de demostrar periódicamente que sí lo hace bien, y el que juzga eso es el estado, a quien el privado le ha de pagar periódicamente una parte de lo que cobra -y con la otra ha de recuperar su inversión-. Así funciona un aeropuerto público-privado, y casi todos los del mundo lo son.
Sin embargo, lo que ocurre es que bastante gente que no la hincaba bajo la protección de la función pública ya no tiene excusa para seguir cobrando sin hincarla, y en algunos casos dando pérdidas durante lustros... entre este colectivo se encuentran los controladores de las torres, que dejarán de pertenecer a una casta superior a todos los demás, y pasarán a depender cada torre de su aeropuerto. Eso es justo lo que no quieren dejar de hacer, porque se les acabó el chollo. El chollo de cobrar horas extras a cuatro veces las normales, trabajando bastante menos que la media, sin apreciar la suerte de tener trabajo, y pasándose por el forro la seguridad de los pasajeros (agrupar muchos turnos seguidos, algo que está terminantemente prohibido, para luego no aparecer en semanas...), por no mencionar la economía del país (se rumorea que algunos incluso residen en otros países, eso en mi pueblo se llama evadir impuestos...) ni el bienestar de sus compatriotas.
Y la parte mala de la privatización parcial de nuestros aeropuertos (la buena es que, si se hace bien, algo poco probable en este país, como casi todo lo demás, dejarán de dar pérdidas continuamente) es que involucrará a la mayor lacra que tenemos en este país, la casta regionalista: Esos chupópteros que duplican innecesariamente las estructuras de gestión. Somos casi seguro los únicos pringados que hemos legalizado que haya 9 tíos para gestionar las mismas competencias, que si el nacional, que si el regional, que si el provincial, que si el municipal, que si el concejal, que si el supervisor del nacional en el municipal, etc. etc.
La introducción de "influencia regional" en los aeropuertos es ni más ni menos que una capa extra de mierda en un sistema no exactamente eficiente...
En cualquier caso, en el momento de escribir esto, parece que está confirmado que el ejército ha tomado las torres de control de los aeropuertos... Y me alegro, y más porque la medida la haya tomado un supuesto presidente de izquierdas, para que algo funcione por fin en el momento adecuado. Un detalle más de que el mundo de 2010 ya no es en absoluto un ballet unipolar de democracias parlamentarias nacionales westphallianas y occidentales...

Lo más importante este fin de semana es que la gente de a pie pueda viajar, la gente que no tiene ni idea de lo que se cuece detrás, que no ve lo que se está decidiendo, que está asqueada de verse chantajeada por unos miserables (estoy hablando a la vez con una amiga que no ha podido volar, después de ahorrar durante meses para este puente, porque como también es funcionaria, pero de los de casta inferior, a los que se les ha bajado el sueldo a saco, y que carecen de la capacidad, y lo que es más importante, de la intención, de chantajear al país, y está absolutamente desesperada, y sólo quiere volar o que le devuelvan su dinero muy duramente ganado), y que, con toda la razón, no entiende por qué a unos tipos que han cometido un delito (artículo 409 del código penal, creo?) no sólo no se les despide, sino que se les debería encarcelar.
Y después de todo eso, veremos qué ocurre... probablemente nada en mucho tiempo. Es más fácil decirlo que poner en marcha la privatización parcial de unos aeropuertos con una relevancia internacional como Madrid y Barcelona, y hay demasiados actores entre bastidores...
Esperemos que Wikileaks nos aclare algo...

lunes, noviembre 22, 2010

Recomendaciones de lectura

Poco tiempo estos días para publicar más a menudo; gripe, hastío, la comodidad de mirar casi todo desde el iPhone -correos, facebook, incluso alguna página...-.

En fin, paso a recomendaciones recientes de lectura:

Zero History, de William Gibson.
Seguro que muchos le conocerán por Neuromante, la supuesta biblia de la tribu cyberpunk -cuando estos todavía sabían leer y no se limitaban a ver ene veces Matrix, sin siquiera ahondar en sus fundamentos filosóficos...-
Esta novela cierra en cierto modo la "trilogía de Bigend", iniciada con Pattern Recognition -algún traductor de Minotauro, iluminado gracias al crack, decidió titular la traducción española "Mundo Espejo", en referencia a cómo percibe la protagonista norteamericana la vida diaria en Londres-, y continuada con Spook Country ("País de espías"; traducción potable, pero se pierde el doble sentido de "Región encantada").
Zero History me ha parecido excelente. De esas novelas que se saborean (he tardado más de 2 semanas en leerla, poco a poco, a propósito). Mejor que Spook Country, quizá no que Pattern Recognition, porque recuerda mucho a esta última, y la novedad ha quedado algo apagada, tras más de 7 años desde la publicación de Pattern Recognition, pero excelente aún así. 
Nada que ver con Neuromante: está ambientada en el presente (2009-2010), igual que las dos anteriores (que no conforman una trilogía estricta, porque se pueden leer perfectamente por separado, aunque algunos personajes de Spook Country repiten en Zero History y Bigend sale en las tres, pese a no ser estrictamente un personaje secundario). El argumento recuerda un poco a Pattern Recognition e incluso a Conde Cero o Todas las fiestas de mañana, novelas del autor anteriores al cambio de milenio: una chica ha de encontrar algo aparentemente anodino y escondido, comisionada por un mecenas de recursos ilimitados para quien lo que busca la protagonista tendrá una importancia especial. Por el camino ella dará un giro importante a su vida, sublimando cosas que le marcaban, a veces sin saberlo.
Y como lienzo, lo mejor de William Gibson, un fresco de nuestra realidad mostrada desde ángulos que sugieren una intuición de lo numinoso...

The Sorrows of the Empire ("Las amenazas del Imperio" [???]), de Chalmers Johnson.
Verdadera biblia de "cómo desmontar el imperialismo norteamericano, desvelando sus orígenes (al alba del siglo XX, no tras la caída del muro de Berlín ni tras los dos mandatos de Clinton) y sus mecanismos".
Citas, documentación, pruebas precisas, referencias, y un estilo muy ágil y adictivo, repasando el imperio de las más de 1500 bases norteamericanas (800 en el exterior de USA), el establecimiento de éstas, la privatización y subcontratación de TODAS las actividades logísticas del ejército USA en todas estas 1500 bases (la obra maestra de Dick Cheney en sus varios mandatos desde Reagan y Bush padre), y la correspondencia isomórfica entre la política exterior norteamericana de los neoconservadores, y los trazados de oleoductos y pozos de petróleo (por ejemplo, repasa cómo Condoleezza negoció con los talibán un oleoducto, cómo Hamid Karzai era asesor de otra petrolera... cosas veredes, Sancho)...
MUY RECOMENDABLE, por no decir IMPRESCINDIBLE.

Globalistan, de Pepe Escobar.
A pesar del nombre, el autor es un reportero comisionado (pero con mucha libertad aparentemente para sus reportajes por casi todo el mundo geopolítico relevante) por Asia Today, y escribe en inglés.
Es una especie de suma de carnets de viaje del autor por todo el mundo, pero estructurado en capítulos que acaban en -stan (Oleoductistán, Chiitistán, Corporatistán, etc...), de forma a mostrar, como ya apuntaba yo en mi post anterior sobre las Visiones Cartográficas, que los mapas típicos del mundo en formas de naciones-estado de colores esconden un mundo de una complejidad inimaginable, que de ninguna forma podrían reflejar esos mapas.
Un mundo -el nuestro- en el cual una descripción que muestre la unidad de la red de provisión de hidrocarburos -probad a superponer ese mapa con el de las bases norteamericanas, y os llevaréis una pequeña sorpresa-, o la unidad de los flujos de información entre sunníes y/o chiíes, es mucho más útil y descriptiva que los mapas de naciones-estado...
A un análisis geopolítico del mundo de finales de 2006 bastante acertado y entretenido se suman comentarios puntuales del autor, recogidos y observados durante sus viajes, que muestran cosas que sólo puede reflejar alguien que lo ha visto de verdad, y que son sumamente enriquecedores (como comparar por ejemplo la enorme mezquita que hizo construir el finado autócrata de Turkmenistán con un reactor nuclear, o que Almaty es la futura meca de los traders de petróleo y sólo se ven SUVs deportivos por ella, con una parabólica en los tejados solares...).
Muy recomendable.
No sé si existe traducción española (me extrañaría), pero sí existe una actualización de este año, Obama Does Globalistan (como si quisiera decir que Obama también juega a Globalistan...), que aún no he empezado.

Gran Diseño, de Leonard Mlodinow (con la firma de Stephen Hawking, que si no contrata a una buena agencia de publicidad, a este paso lo único que va a recordar el futuro de él es que dijo que no recomendaba el contacto con extraterrestres más avanzados que nosotros, gracias a ese "truño a priori" de película que han anunciado el fin de semana pasado, Skyline).
Es un libro de divulgación, que repasa lo último que creemos saber sobre qué es el universo y la realidad, pero que me está gustando mucho porque el repaso que hace de la ciencia -la interminable "paja" que meten todos estos libros siempre- es muy ameno y atípico. Veremos cómo acaba. De momento insiste bastante en que "la hipótesis de un creador" no es en absoluto necesaria (la frase es de Laplace), con lo cual ya lleva varios positivos. Y sí, lo estoy leyendo en español porque así me lo han regalado.

jueves, noviembre 11, 2010

Visiones cartográficas

Hace mucho que no publico ningún post sobre cartografía o GIS. Recientemente me he vuelto a topar con los mapas -espectaculares- que suelen publicar en Le Monde Diplomatique -existe edición española, pero ya sabéis que yo, los traductores...-, especialmente en los Atlas de Le Monde Diplomatique, compendios de mapas y artículos que publican más o menos una vez al año, en kiosco, con un precio entre 8 y 15 Euros dependiendo del año y el volumen, y que recomiendo encarecidamente, muy por encima de los Atlas de Santillana o Anaya infumables que los profesores nos intentaban obligar a comprar, que eran meras yuxtaposiciones de barbapapás de colores.

Los mapas de Le Monde Diplomatique, por el contrario, son prodigios, alardes de presentación de la información para que cale en el lector.
Dejando atrás clásicos como no utilizar la clásica proyección de Mercator, que convierte a Groenlandia en un enorme continente -y como dice un personaje de Submundo: ¿por qué nadie sabe nunca cual es la capital regional de Groenlandia?[respuesta: Nuuk]- y parece sugerir que el hemisferio Sur no importa, en los mapas de Le Monde Diplomatique se muestran temas importantes, muy por encima de la geografía prehistórica de las fronteras y las capitales, como por ejemplo el número de genocidios por década, el índice de Dini, el número de muertos por accidente laboral en tal tiempo, los flujos de heroína, de hidrocarburos, de dinero legal, etc.

Como digo, lo más valioso no es sólo abrir los ojos sobre estos temas, sino el alarde de diseño, matemática -si alguien cree que esto último es un vacile, que lea los péipers que explican la metodología que subyace a los mapas populares de Worldmapper, esos en los que los países engordan dependiendo de algo, que se suelen llamar Cartogramas: esa tecnología es nada menos que la teoría de Ecuaciones en Derivadas Parciales de la Difusión, con técnicas de Mecánica de Fluidos Computacional... ¡¿y todo eso para hacer un mapa?! Pues sí, si son tan útiles y espectaculares como éstos-, y márketing, porque hay que hacer que sea atrayente para el lector...
Es lo que siempre digo a la gente que trabaja conmigo cuando hay que vender algo a directivos mediante una presentación: por qué vas a contentarte con las opciones que te propone por defecto la mierda del Powerpoint, si tienes a tu disposición mil herramientas gratuitas y libres como por ejemplo Inkscape, que permite dibujar vectorialmente... Pongamos que tienes que mostrar rápidamente dónde están las centrales nucleares de un país. La aproximación naif sería poner circulitos rojos -todos iguales- sobre un fondo del país. Alguien un poco más avispado pondría un clipart de una torre de refrigeración o de un símbolo de peligro radioactivo -dependiendo de a quién se lo vendas-... Yo pondría un trébol verde -símbolo de la energía nuclear en algunas publicaciones especializadas y el mundillo-, que sacaría de digitalizar con Inkscape una foto libre de un trébol obtenida de la red, eso asumiendo que el propio símbolo no estuviera disponible, por ejemplo en Wikimedia Commons -y son libres y gratuitos, mal que les pese a esas sabandijas que dicen ser artistas y colaborar con la SGAE -sólo son sindicalistas fracasados, pero esa es otra historia--, y finalmente la incorporaría sobre el país, variando el área del símbolo en función de la energía que diese la central, y quizá variaría el color en función del tiempo que llevase operando... y también indicaría más cosas sobre el fondo, sobre el mapa del país, que desde luego NO pondría en proyección de Mercator -sinónimo de amateur total- como la densidad de población urbana, o cualquier otro índice cruzado...
Ya lo vais pillando. No sólo hay que conocer y dominar alguna herramienta no estándar -pero no imposible-, hay que tener la intuición y el ARTE de saber qué es lo que hay que resaltar y cómo, para que quede un mapa que se les quede grabado a los directivos que vean el mapa, y para que los demás middle managers, muertos de envidia, intenten cortar y pegar para poner en sus propias presentaciones -y  aquí se pueden hacer otras cosas, para que salga nuestro nombre cuando ellos lo peguen en sus presentaciones...-
Pues ese tipo de cosas es lo que hacen los cartógrafos de Le Monde Diplomatique -mapas chulos, no destacar entre ejecutivos sin imaginación-.
En concreto, el más célebre probablemente, Philippe Rekacewicz, que tiene un blog cuya visita recomiendo, Visions Cartographiques.

-Por si alguien lo desconociera, pinchando -posar el ratón encima y presionar el botón izquierdo- de los vínculos subrayados en azul, se accede a otras páginas que ilustran el punto concreto en cada caso-.

miércoles, octubre 27, 2010

Ubuntu instalado

Hace una semana instalé por fin Linux en un ordenador, tras tantos años deseando hacerlo, desde Red Hat en 1993, SuSe en 1995 y Mandrake en 2002...
Probé en mi netbook Ubuntu 10.4 (Lucid Lynx) Netbook Edition y 10.10 (Maverick Meerkat) Netbook Edition, y también probé 10.4 y 10.10 en la versión Desktop en el abominable portátil HP corporativo que utilizo en el trabajo (pero sin instalarlo, para no perder el "soporte" de los informáticos).
Y la versión que más me convenció fue 10.4 Netbook Edition (paréntesis para los entendidos: No me ha gustado nada la recentísima 10.10 Netbook Edition: está mucho menos pulida, es más lenta, y mucho menos intuitiva que la 10.4 (el interfaz Unity es patético), que además es una versión LTS (Long Term Support, o sea, Apoyo Duradero, seguirán ofreciendo apoyo sobre ella hasta abril de 2013, a diferencia de la 10.10).
Finalmente, y gracias a un compañero de trabajo ex-linuxero (porque ahora es maquero total : ) ), instalamos Ubuntu en mi netbook, en modo coexistencia con el Windows XP que ya venía en el netbook, y dejando que el Ubuntu decidiera cómo dejar el gestor de arranque y todo eso.
Apenas 30 minutos (porque cometí el error de decirle al Ubuntu que importara toda la música y los documentos, sin recordar que en el netbook guardo una copia de toda la música y toda la bibliografía, sino hubiera tardado mucho menos, estoy seguro), y ya estábamos probándolo.
Al principio no teníamos muy claro qué usuario éramos, pero enseguida recordé que en el Mac me pasó lo mismo: el primer usuario que crea y con el que empiezas la primera sesión es un administrador, aunque NO es el root, si no me equivoco, y con él es muy fácil crear otro usuario, para uso habitual diario, pero sin privilegios de administrador, para evitar errores irreparables cometidos por desconocimiento, como borrar archivos de sistema.
Enseguida reconoció todo, wireless, bluetooth; muy fácil de configurar todo
Enseguida empezamos a cacharrear con el Nautilus y la terminal -el shell bash-, y esa misma noche instalé un par de programas (LyX, la razón de ser prácticamente del netbook, para escribir novelas en curso, y todo el material necesario para navegar por la red pero proprietario, Java y el abominable pero omnipresente Flash).
Y lo instalé desde la terminal, que, para los profanos, es una ventanita negra en la que se escribe texto en blanco (como la ventana de este blog, pero al revés, y además esta ventana del blog es texto inerte, en cambio en la terminal está el corazón de Linux en estado puro, un sistema operativo (el conjunto de programas que permiten que el ordenador haga cosas e interactúe con el humano) inimaginablemente potente pese a su apariencia inofensiva: en el núcleo Linux no hay iconos, ni colores, ni sonidos, ni animaciones chulas. Sólo texto plano en una ventanita. Pero la potencia oculta tras esa ventana se refleja en casi 4 décadas de funcionamiento profesional irreprochable (¿no pensaríais que los grandes ordenadores, bancos, control de misiles, control de satélites, simuladores, control de tránsito aéreo, etc., se manejaban con Windows, verdad?).
Hay algo mágico en teclear una línea (sudo apt get etc. etc.) y ver cómo el ordenador coge cosas de la red, las ensambla, instala cosas, cambia su propia configuración, y finalmente crea una aplicación donde no la había, para poder hacer más cosas, y durante todo el proceso informa de lo que va haciendo. Es como el proceso continuo de aprendizaje del cerebro humano... (Claro que prefiero descargar un icono y arrastrarlo a una carpeta, como en Mac OS X, pero lo que hay bajo el Mac OS X es un primo directo del Linux Ubuntu).
La sensación de robustez, seriedad, y estabilidad que transmite es algo desconocido para los usuarios de Windows, que casi han integrado en su noosfera que las cosas se degradan solas (los servidores de Linux casi nunca se apagan, y su rendimiento no merma nada de nada), que cada poco tiempo hay que reiniciar, que las cosas tardan mucho en arrancar y mucho en apagarse (9 s en Ubuntu, por cierto)...
Todo apunta a que poco a poco dejaré de utilizar el Windows XP en mi netbook...
Seguiremos informando.

500 posts

Ahora que no se puede hacer nada sin asignarle un número, y cuanto más alto mejor, porque los periodistas sólo saben contar en números transfinitos,... hemos llegado a 500 posts desde que empecé este blog, refundición de algún otro anterior que no había sabido mantener regularmente.
Gracias a todos por vuestro seguimiento y vuestros comentarios en estos 4 años.

lunes, octubre 25, 2010

Juego del año 2010: Dixit

El Spiel des Jahres -juego del año- es un galardón al mejor juego de mesa de estrategia, que últimamente suele ganar un juego familiar, sencillo, vistoso... Zooloretto, Keltis, etc.
Este año ha ganado el Dixit, un cruce entre el Diccionario y el test de Rorschach. Ein? Pues eso.
La verdad es que es de 2008, pero ninguno lo conocíamos antes de que ganara... Veremos si sube hasta el principio de la clasificación de los mejores juegos...
Los jugadores deben por turnos enunciar una frase, cita, o fragmento musical relativo a una carta con una ilustración que ellos tienen, y los demás deben aportar una de entre las suyas que crean mejor se ajusta a la frase del que hace de "madre". Si nadie acierta cual era la de la madre, ésta pierde, si todos la aciertan, también... Es más difícil de lo que parece, y las ilustraciones de las cartas, muy logradas y a medio camino entre Jan -cuando hacía cuentos en la colección Lluvia de Estrellas en los 70- y Magritte, se prestan a muchas interpretaciones...


Es el juego "lightweight" perfecto para un par de partidas de domingo, o para una partida previa o posterior a otro más denso, como Puerto Rico, Agricola, Tigris & Euphrates, Power Grid, El Grande, etc.

viernes, octubre 15, 2010

Novedades literarias

Conste que no me gusta nada categorizar los géneros literarios, y menos aún calificar una novela como "de ciencia-ficción"...
Tras mi paréntesis espontáneo leyendo fundamentalmente filosofía/antropología, con ocasionales paréntesis de narrativa general para descansar, el empezar a repasar matemáticas desde primero de carrera, y el aluvión de notas técnicas -"péipers"- que me han impedido leer más narrativa o ensayo "clásicos", descubrí por casualidad que William Gibson ha publicado la tercera parte -aunque NO es una trilogía, sólo repite ciertos temas y algunos personajes, no necesariamente conservando su importancia- de Pattern Recognition (2003) ("Mundo Espejo" según la versión española, que afortunadamente no he leído). La segunda entrega de ese universo, el más interesante y sutil de los tres que conforman su obra -no digo que no solapen, sólo que son distinguibles-, era Spook Country (2007) (no sé ni cómo se llamó la versión de aquí). No tardaré en leerla y ya informaré de ella.
Aproveché para ojear si otros autores también habían publicado nuevas cosas en el mismo estilo.
Ya lo creo.
China Miéville ha publicado otra novela, siguiendo con su costumbre de desafiar cualquier intento de etiquetar su obra; esta vez parece que el aspecto policiaco es predominante (The City and the City)...
Robert J. Sawyer ha empezado una nueva trilogía (WWW: Wake es la primera parte), aparentemente acerca del despertar de una conciencia virtual englobada en la www... (pero no iba Neuromante de eso, y fue escrita en 1984???).
También Greg Bear, del cual no he vuelto a leer nada después de Darwin's Radio, porque no me gustó; ni de hecho nada de lo que escribió despúes de Eón me ha parecido ni remotamente a la altura... esta vez parece una novela pensada para ser un guión de cine, Hull Zero Three, acerca de un tripulante de una nave espacial que se despierta sin recordar nada ni saber por qué ni qué ha ocurrido ni a dónde van... premisa interesante si se ejecuta bien, y se narra bien el paralelismo o el homomorfismo entre ir aprendiendo e ir descubriendo el entorno; según las reviews, gran cagada en la ejecución...
Michel Houellebecq ha publicado hace un mes La Carte et le Territoire (y no, aún no me la he comprado ni leído, y esperaré un poco, a pesar de que la anterior me pareció una de las novelas más importantes de los últimos 25 años...).
Stephenson debe estar inmerso en lo que sea que esté haciendo mientras trabaja con las manos, tras publicar en 2008 la excepcional Anatema. Dantec también debe estar descansando tras Métacortex -que también recomendé encarecidamente este invierno pasado-.
Poco tiempo, mucha lectura a la vista...
Tras Submundo, de DeLillo, empecé una colección de cuentos muy curiosa, de.. Mircea Eliade!! que me compré hace más de una década porque me sorprendió encontrar narrativa general de ficción de él, nada menos. Psé, buenas ideas, ejecución poco comprensible y muy obsoleta.
También estoy releyendo The Sorrows of the Empire, de Chalmers Johnson, casi convertido en un clásico, y muy recomendable... (habla de la militarización de USA, de cómo procede de Truman, y de cómo llega mucho más allá de lo imaginable...).